CANON MEC

En esta sección hemos reunido la selección de obras literarias de ficción o no ficción que los profesores y escritores invitados de la MEC proponen como indispensables para todo escritor.

Les pedimos a los profesores de la MEC y a los escritores invitados que compartieran su canon o los libros que consideran fundamentales para todo escritor y lector. Descubriremos, en esta sección, una diversidad literaria que viaja desde los clásicos hasta las obras más representativas de nuestra contemporaneidad y que trascienden los géneros y tiempos.



Margarita Saona

Mis recomendaciones variarían de acuerdo con mi humor del día. Creo que, como alguien que escribe, lo más importante es tratar de entender por qué sentimos que algo que leemos nos gusta o no nos gusta, tratar de entender cómo funciona aquello que nos impacta en el terreno literario.


Giovanna Pollarolo

La vida de mi padre y otros ensayos, Raymond Carver
Iluminación y fulgor nocturno, Carson McCullers
Correr el tupido velo, Pilar Donoso
El obsceno pájaro de la noche, José Donoso


Ezio Neyra

Stoner, John Williams
La muerte en Venecia, Thomas Mann
Mi año de descanso y relajación, Ottessa Moshfegh


Joel Calero

Puesto a pensar en textos que nos enseñen o acentúan nuestra conciencia sobre la escritura, como cineasta y guionista pienso, en primer lugar, en las «Notas» del director que acompañan el guión editado de La flor de mi secreto, de Almodóvar. Esas notas nos revelan un autor obsesivo, minucioso, detallista, expuesto en cada línea y cada fotograma que son, para mí, rasgos indispensables en un fabulador de imágenes o palabras. La edición facsimilar de El Aleph, el célebre cuento de Borges, nos ratifica lo que ya sabemos y deberíamos saber siempre: que la perfección en la escritura es consecuencia de la reescritura pertinaz, incesante (y que la inmortalidad no le fue esquiva). El tercer texto que propongo es una película, un tejido fílmico: Pieza inconclusa para piano mecánico, de Nikita Mikhalkov, que enseña el sístole y diástole de la pulsión dramática y la eclosión sentimental, pero también nos advierte de los rigores implacables del fracaso y la autotraición. Stoner, John Williams


Guillermo Martínez

La lección del maestro, Henry James
Cosmos, Witold Gombrowicz
Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio, Alice Munro


Luis Andrade

La metamorfosis, Franz Kafka
Pedro Páramo, Juan Rulfo
Trilce, César Vallejo
Poesía de Blanca Varela


Alonso Cueto

El arte de la ficción, John Gardner
Cartas a un joven novelista, Mario Vargas Llosa
Aspectos de la novela, E. M. Forster


Piedad Bonnett

Reflejos de un ojo dorado, Carson McCullers
En busca del tiempo perdido, Marcel Proust
El sonido y la furia, William Faulkner

Poesía de Blanca Varela
Una soledad demasiado ruidosa, Bohumil Hrabal
El mar, John Banville


David Oubiña

La conquista de lo inútil. Diario de filmación de Fitzcarraldo, Werner Herzog. Herzog es un gran cineasta. Quizás no tiene el estilo de un gran escritor, pero este diario de filmación de Fitzcarraldo pone en escena la pasión y la épica de un artista muy singular. Y su prosa comunica, con sutileza y precisión, los vaivenes de la angustia, el entusiasmo, la obsesión, la duda e incluso la locura de aquellos que están en proceso de crear algo.
El amante del tenis, Serge Daney. Daney es un gran crítico de cine. Seguramente el más inspirado, el más original, el más provocador. Pero es, además, un notable ensayista: el mejor cinéfilo escritor de los últimos cincuenta años. Podría recomendar el libro La rampe o cualquiera de sus recopilaciones de críticas cinematográficas. Pero elijo El amante del tenis porque allí se ve cómo un gran escritor puede convertir en un texto bello e inteligente cualquier cosa, incluso la simple crónica diaria sobre un campeonato de tenis.
River of Shadows. Eadweard Muybridge and the Technological Wild West, Rebecca Solnit. El libro de Solnit podría describirse como una especie de biografía del célebre fotógrafo (uno de los pioneros del cine) Eadweard Muybridge. Pero es mucho más que eso: libro de historia, crónica de una época, ensayo sobre tecnología y cultura. Y lo llamativo es que la autora consigue atrapar y deslumbrar, incluso si a uno no le interesan en absoluto los temas del libro. Y todo eso, gracias a una escritura luminosa.


Pilar Quintana

Crónica de una muerte anunciada, Gabriel García Márquez
El viejo y el mar, Ernst Hemingway
El baile, Irène Némirovsky
Distancia de rescate,
Samanta Schweblin
Un día en la vida de Iván Denísovich, Alexandr Solzhenitsyn


Teresina Muñoz-Nájar Rojas

Uchuraccay. El pueblo donde morían los que llegaban a pie, Víctor y Jaime Tipe Sánchez. Extraordinaria investigación a casi treinta años de ocurrido el suceso. Los autores entrevistan a un importante número de testigos y encuentran nuevas evidencias de este caso, que acabó con la vida de ocho periodistas y un guía.
Los suicidas del fin del mundo, Leila Guerrero. Estupendo texto sobre los extraños suicidios que ocurrieron en un pueblo perdido de la Patagonia argentina. Nos muestra cómo emplear recursos literarios sin perder la pista de la no ficción.
El periodista y el asesino, Janet Malcom. Ensayo de la mítica periodista norteamericana en el que pone en cuestión la ética periodística, y traza con precisión las diferencias entre la ficción y la no ficción.